Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Monitorización del reflujo

¿Qué esperar del procedimiento con el sistema de monitorización Bravo® para medir el pH?

Con el sistema Bravo® para medir el pH, se coloca una pequeña cápsula de pH en el esófago, que recogerá los datos sobre los niveles de pH en dicho órgano.  Luego, la cápsula de pH transmite de manera inalámbrica esa información a un pequeño receptor que se lleva en un cinturón o en una pulsera. 
Cuando la cápsula pequeña de pH esté en el esófago, el paciente podrá retomar la mayoría de sus actividades y alimentación normales.  Dado que la cápsula de pH mide los niveles de ácido que ascienden al esófago, el paciente recibirá un diario para anotar las veces que siente los síntomas de reflujo y las actividades correspondientes. Con esa información, el médico podrá decidir si los síntomas del paciente se deben a la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y determinar las opciones de tratamiento.
 
Al cabo de unos días tras la prueba, la cápsula de pH soluble se elimina a través del movimiento normal de los intestinos.